El Frente Grande E.R. propone un esquema de unidad con Cristina

El Frente Grande Entre Ríos publicó un comunicado en el que critica duramente el modelo económico de Cambiemos. Además consignaron "con Cristina sola no alcanza, sin ella no se puede".

El Frente Grande E.R. propone un esquema de unidad con Cristina

Viernes, 07 de Septiembre de 2018

Políticas

Comunicado de la mesa provincial del Frente Grande

Ante la destrucción del trabajo argentino, el desmantelamiento de la educación y la salud pública, ante la politización descarada del poder judicial que opera como un ariete del poder ejecutivo, ante la destrucción de la industria nacional y el desmembramiento de la ciencia y la técnica, ante el escandaloso endeudamiento externo y la más fenomenal transferencia de recursos de los que menos tienen hacia los más ricos, se hace imperioso un esfuerzo patriótico de las fuerzas políticas populares.

El proceso de acumulación financiera en el que nos encontramos hoy, es superior aún al más grave que habíamos conocido, el de la dictadura cívico militar con el programa económico de Martínez de Hoz, y con la paradoja de que nunca un gobierno recibió de otro anterior un país tan desendeudado como el que recibió Macri de Cristina Fernández de Kirchner.

Es la crónica de una muerte anunciada. La liberalización de tarifas en dólares, la eliminación de retenciones a productos esenciales en la canasta familiar, como el trigo, o básicas en la cadena alimentaria de pollos o cerdos, como el maíz, la baja de gravámenes a los bienes personales y a los tributos en general a los sectores más ricos. Era obvio que iban a generar un desfinanciamiento del estado y un crecimiento de los índices inflacionarios. Ese agujero fiscal solo lo podían tapar, un tiempo, con deuda.

Y lo más grave es que el alto nivel de endeudamiento no es realizado para producir y generar empleo, sino para fugar capitales de los grandes operadores de la economía argentina (en lo que va de la gestión Macri se fugaron más 50.000 millones de dólares), que luego, en un círculo vicioso, son blanqueados por leyes hechas a medida de los sectores dominantes, pero sin obligaciones de radicación en el país.

Los medios concentrados, en alianza con un sector del Poder Judicial, tratan de distraer la atención pública para que no se discuta la gravedad institucional y económica en que nos vamos sumergiendo. La ex presidenta presento en el Congreso un proyecto para realizar una auditoria internacional de toda la obra pública, nacional, provincial y municipal, desde 2003 a 2015, para, y de esa manera, poner luz sobre el sistema de contrataciones, y analizar la cartelización de las grandes compañías, entre las que se destaca la de la familia Macri. Pero al gobierno no le interesa la verdad, necesita circo para tapar la falta de pan.

Es momento de decir basta, y repensar un plan de gobierno para las mayorías nacionales.

Proponemos que las fuerzas populares discutamos un programa basico, económico y social, junto a los trabajadores, los movimientos sociales y el empresariado nacional. Urge salir del esquema neo liberal, y pasar a un programa neo keynesiano, que en vez de exportar ahorro argentino, exporte valor agregado argentino, con un plan de gobierno de fortalecimiento de la industria, de las pymes y de las economías regionales, con un sistema impositivo progresivo sobre las ganancias y los capitales, con créditos blandos a los sectores productivos, gravando especialmente al negocio especulativo, a los activos en dólares en el exterior, reconstruyendo el circulo virtuoso del consumo, el trabajo y la inversión; con urgente recomposición salarial y de jubilaciones por encima de la inflación, y con congelamiento de tarifas en los servicios públicos.

Ese programa debe interpelar a todas las organizaciones políticas que dicen representar el interés popular, sin condicionamientos.

Reivindicamos el modelo de estado que gobernó la argentina entre 2003 y 2015. Reconocemos los errores cometidos, pero no dudamos en decir que, junto a los gobiernos de Juan Perón, fueron los momentos más felices, y de mayor inclusión, de la mayoría del pueblo argentino.

Somos conscientes de que con Cristina sola como referente no alcanza para construir una mayoría popular, pero más claro tenemos aún, que sin ella no se puede.

Debemos ir hacia una gran interna, con el programa común, y donde el que gana conduce y el que pierde acompaña.

El pueblo argentino necesita, antes que el daño sea irreparable a partir de los compromisos con el FMI, una alternativa popular al desmadre que nos está llevando el neoliberalismo gobernante.