La tormenta de Santa Rosa: ¿mito o realidad?

Este jueves 30 es el día de Santa Rosa de Lima y las creencias se mezclan con el clima. ¿Cual es tu opinión?

La tormenta de Santa Rosa: ¿mito o realidad?

Miércoles, 29 de Agosto de 2018

Por el Pais

Aunque en Perú celebran el 23 de agosto, en varios países el día de Santa Rosa de Lima es el 30 de agosto, como por ejemplo en la Argentina.

La diferencia de días tiene que ver con reformas del calendario después del Concilio Vaticano. Y en torno a este santoral católico coincide, además, la llamada tormenta de Santa Rosa, que inicia el pasaje del invierno hacia la primavera.

Santa Rosa de Lima
Santa Rosa de Lima

La historia de Santa Rosa de Lima

Con los años, el Arzobispo de su época le brindó el nombre con la que se la conoce hasta la actualidad.

Una de las características más importantes de Santa Rosa es que fue la primera mística cristiana de América, cuya santidad fue reconocida por la Iglesia Católica.

Santa Rosa comenzó su actividad espiritual siendo muy joven y le dedicó su vida a la atención de enfermos y niños.

Su santoral ronda la fecha del temido temporal que podría desatarse, según las creencias, cinco días antes o después del jueves 30.

Se le asignó ese nombre al evento meteorológico porque en 1561 el puerto peruano del Callao estaba siendo atacada por piratas holandeses.

Cuando estaban listos para el desembarco, una potente tormenta hundió para siempre los planes corsarios.

Muchos atribuyeron la fortuna a los rezos de Santa Rosa de Lima, para contrarrestar el ataque y mantener a salvo la ciudad.

Su relación con el clima

Según datos del año pasado del Servicio Meteorológico Nacional, desde 1906 hubo apenas nueve tormentas desatadas en Buenos Aires el día 30 de agosto.

Entre los 5 días que siguen, y que anteceden, a esa fecha tampoco existen estadísticas que liguen a este período, y de forma taxativa, el evento meteorológico.

La posibilidad de fuertes lluvias en este momento del año se deben a un fenómeno llamado Corriente de chorro en capas bajas de Sudamérica.

Se trata de una serie de vientos que llevan humedad del océano atlántico al Amazonas, y que luego bajan al sur.

Fuente: Nuestroclima.