La historia del jardinero con cáncer terminal por el Glifosato que ganó a una demanda por US$289 millones

Las primeras señales de la enfermedad le llegaron a Dewayne Johnson en forma de sarpullido, cuando tenía 42 años. A veces, llegaba a afectarle casi al 80% de su cuerpo.

La historia del jardinero con cáncer terminal por el Glifosato que ganó a una demanda por US$289 millones

Sábado, 11 de Agosto de 2018

Internacionales

Dewayne "Lee" Johnson, de 46 años, asegura que roció Roundup, un herbicida empleado para la eliminación de hierbas y arbustos, durante su trabajo como gerente de control de plagas en una escuela de la Bahía de San Francisco, Estados Unidos.

Ante la Corte Superior de San Francisco, Johnson declaró que utilizó al menos 150 galones del pesticida durante sus cuatro años como jardinero.

"Nunca hubiera rociado el producto alrededor de la escuela o de personas si hubiera sabido que les causaría daño", aseguró. 

Johnson también describió que a pesar de ser cuidadoso al manipular el Roundup, hubo dos incidentes en los que, al romperse la manguera de suministro del herbicida, resultó completamente empapado por lo que llamó a la línea de atención al cliente de Monsanto, pero nunca fue advertido sobre los riesgos.

"Pensé que, si podía matar malas hierbas, podría matarme a mí también", "me lo tomé en serio. Por eso usé todo lo que pude para protegerme".

Johnson se convirtió en la primera persona en llevar a juicio a Monsanto

Esta no es la primera vez que la compañía Monsanto enfrenta acusaciones que relacionan el uso de sus productos con efectos cancerígenos, pero sí se trata del primer caso desarrollado en un juicio en Estados Unidos contra el herbicida Roundup.

Johnson demandó a Monsanto en 2016 luego de ser diagnosticado con un "cáncer incurable" y tras conocer el informe de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud que determinó en 2015 que uno de los ingredientes, del glifosato Roundup era "probablemente cancerígeno para los humanos".

Las deliberaciones en el primer juicio civil contra la multinacional adquirida por la alemana Bayer comenzaron el 8 de agosto y finalizaron dos días después con una sentencia a favor del demandante y que obliga a la compañía a pagar US$ 290 millones en daños por no advertir que el glifosato que contenían sus herbicidas era cancerígeno.

También te puede interesar:

HISTORICO: La justicia de Estados Unidos falló a favor de un enfermo de cancer causado por el glifosato

La empresa siempre negó cualquier relación entre el cáncer y el glifosato. Luego de conocer el fallo este viernes, Scott Partridge, uno de los vicepresidentes de Monsanto, comunicó que apelará el veredicto.

"Mostramos nuestra empatía con el señor Johnson y su familia. La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios, revisiones y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental, el Instituto Nacional de Salud y autoridades regulatoria de EE.UU y todo el mundo apoyan el hecho de que el glifosato no causa cáncer", señaló.

La demanda de Dewayne Johnson contra Monsanto Company es considerada emblemática. Los expertos coinciden en que la decisión abrirá la puerta a centenares de nuevas demandas contra la compañía.

Así fue la demanda y el juicio

La demanda de Johnson se basó en los resultados de un estudio de 2015 de la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer, parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que clasificó al herbicida Roundup, cuyo ingrediente principal es el glifosato, como probablemente carcinógeno.

El médico de Johnson aseguró que era poco probable que su paciente fuera a vivir más allá de 2020 y por esa razón el juicio se aceleró.

En el transcurso del juicio de cuatro semanas los miembros del jurado escucharon el testimonio médicos, investigadores de salud pública y epidemiólogos que no estuvieron de acuerdo sobre si el glifosato puede causar cáncer.

La Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. concluyó en septiembre de 2017 un estudio en el que descubrió que era probable que el producto químico no fuera cancerígeno para los humanos, contradiciendo el estudio de 2015 en el que Johnson basó su demanda.

Con EFE.