Se consolida el rechazo al Aborto Legal en el Senado

La Senadora Kirchnerista Silvina García Larraburu se dio vuelta, lo que hace esperar el fracaso de la norma que cuenta con media sanción de Diputados. Ya hay una mayoría de senadores que se han pronunciado en contra.

Se consolida el rechazo al Aborto Legal en el Senado

Domingo, 05 de Agosto de 2018

Políticas

Si no se ausenta nadie de los que ya han adelantado su rechazo al proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, no hay posibilidades de que el mismo prospere. Por el contrario, ya existe una mayoría de senadores que votarán en contra, cuando apenas quedan dos legisladores que mantienen la indefinición respecto de sus votos.

En rigor, el voto que terminó de marcar la tendencia a priori irreversible para la legalización del aborto fue el de la catamarqueña Inés Blas, que adelantó de manera exclusiva parlamentario.com. Fue el miércoles pasado y en ese momento el rechazo al proyecto llegó a 35 votos, contra 32 a favor y 3 indecisos. ¿Por qué resultó definitivo? Porque si esos 3 votaban a favor, habría empate y definía Gabriela Michetti… en contra.

El jueves el salteño Juan Carlos Romero anunció en su cuenta de Twitter que votará también en contra, y ya ni la posibilidad del empate quedó firme. Pero este domingo la senadora rionegrina Silvina García Larraburu sorprendió a propios y extraños al anunciar por radio Mitre que, contrariamente a lo que había establecido el kirchnerismo el mismo día de la aprobación en Diputados, votará “no”.

De esta manera, los votos en contra suman 37, asegurando la mayoría para esa postura. Los votos a favor se redujeron a 31, mientras que la senadora neuquina Lucila Crexell anunció ya hace tiempo que se abstendrá y la puntana María Eugenia Catalfamo está de licencia por estar cursando el octavo mes de embarazo. Y en rigor, de asistir, votaría en contra.

Los únicos dos indecisos que quedan son el tucumano José Alperovich y el santafesino Omar Perotti, quien trascendió la última semana que no apoyaría el proyecto de Diputados, inclinándose por modificaciones que lo llevarían a votar en contra.

Como sea, las presiones sobre los legisladores son intensas y seguirán hasta el mismo día de la votación, como ya sucedió en la Cámara de Diputados, modificando incluso el resultado previsto. La postura de Silvina García Larraburu conocida este domingo es una prueba de ello. Por eso es que los “celestes” no se apresuran a festejar nada, pues ausencias imprevistas podrían alterar el resultado definitivo. Aunque siendo la distancia tan grande cuesta imaginar que algo así suceda.