El campo volvió a los piquetes en reclamo contra las políticas de Cambiemos

Federación Agraria volvió a movilizarse en la tarde de este Jueves por las calles de Buenos Aires. Príncipe: “Los agricultores somos una mayoría que el gobierno niega a reconocer, cuando sienta a un puñado de CEOS a definir sus políticas”

El campo volvió a los piquetes en reclamo contra las políticas de Cambiemos

Jueves, 26 de Julio de 2018

Por el Pais

Federación Agraria Argentina marchó este jueves 26 junto a más de veinte organizaciones de la agricultura familiar de todo el país en la Ciudad de Buenos Aires, hasta las puertas del Ministerio de Agroindustria de la Nación, para visibilizar la grave crisis por la que atraviesan los productores de alimentos y demandar medidas urgentes, como la continuidad del Monotributo Social Agropecuario, la reglamentación de la Ley de Agricultura Familiar, tarifas y financiamiento diferenciado, entre otras.

La concentración reunió a miles de delegados de todo el país que marcharon desde el Parque Lezama hasta la sede de la cartera que conduce Luis Miguel Etchevehere, adonde se realizó un abrazo simbólico al ministerio y un acto. Con tractores encabezando la columna, cajones de verduras, flores, cerdos, pollos y una vaca, se mostró una fuerte unidad de las organizaciones de pequeños productores por un mismo reclamo. 

También te puede interesar:

Otro golpe al campo: Argentina le comprará carne a Japón

Tras la lectura de un documento consensuado por las organizaciones que convocaron al acto, en el que se pide también el respeto al uso propio y orden público en el régimen de semillas y la reincorporación de los trabajadores despedidos del ministerio, se dio uso de la palabra a los representantes de cada una de ella, en un acto sobre las escalinatas del Ministerio cuyo cierre estuvo a cargo de Omar Príncipe, presidente de la Federación Agraria.

“Los pequeños productores, agricultores familiares, campesinos, somos la mayoría que el gobierno hoy se niega a reconocer, cuando sienta a un puñado de CEOS a una mesa a definir sus políticas, como lo viene haciendo en semillas a favor de una multinacional como Monsanto. Venimos a pedir que el Ministerio de Agroindustria atienda a las organizaciones del sector en un ámbito de diálogo, pero que tiene que dar resultados”, indicó frente a los miles de convocados.

Asimismo, afirmó que “a los productores de cerdo, a los tamberos, a los de las economías regionales, que se están fundiendo y ya no pueden poner en marcha una bomba para regar o un tractor, el gobierno nacional nos dice que somos ineficientes y nos tenemos que reconvertir”, al término que se preguntó; ¿No será que la ineficiencia proviene de ellos que no saben reconocer que en el campo no somos todos iguales y que tienen que delinear políticas diferenciadas, como hace el resto del mundo?”.

“Mientras otros gobiernos protegen la mano de obra y el valor agregado en sus países, nosotros aquí tenemos las recetas del libre mercado, como si fuese la ley de la selva en la que el más grande se come al más chico, y nosotros somos los más chicos”, describió Príncipe, quien también indicó que “si el Estado está ausente los pequeños y medianos productores, campesinos e indígenas, nos vemos perjudicados por la concentración económica y la importación de alimentos que nos saca de la cancha”.

Por su parte, el presidente de FAA señaló que “hay que promover la exportación, pero también apostar a tener un mercado interno fuerte, que es para que producimos alimentos la mayoría de los productores”. “No es cuestión solamente de agrandar la torta, sino de distribuir de un modo más equitativo”. “Cómo puede ser que nos paguen lo mismo que hace dos años atrás, y en las góndolas los precios que más aumentan son los de los alimentos y las bebidas, se preguntó”. “Alguien se está quedando con nuestra renta y con la de los consumidores”, dijo.

Marcha del campo
Marcha del campo

Príncipe también agradeció la participación de ATE y cuestionó el ajuste en los organismos públicos. “Cada despido en Senasa, INTA o Agroindustria, no sólo es la pérdida de un puesto de trabajo para un trabajador, un técnico especializado, también significa menos posibilidades para los miles de agricultores familiares que trabajamos la tierra y necesitamos un Estado presente”. También recortando el personal y el presupuesto de estos organismos, el gobierno elije beneficiar a los más grandes del sector, que pueden prescindir de esta asistencia”.